Área de Turismo Excmo. Ayto. de Antequera La “Villa romana de la Estación” se ubica al noroeste del actual casco urbano de Antequera. Aunque el yacimiento es conocido desde finales del siglo pasado será en 1998, al realizar las obras para la construcción de la circunvalación norte de Antequera cuando se ponga de manifiesto la importancia arqueológica de esta villa, obligando a desviar el trazado de la carretera a su paso por el yacimiento, incluso a no concluir la obra viaria en este punto. Se trata de una villa cuyas estancias se articulan en torno a un gran patio rodeado de columnas: peristilo, pavimentado con mosaicos (unos 430 m2). El corredor columnado rodeaba un estanque cuadrado de más de 15 ms. de lado en cuyo interior se han localizado los restos de cuatro grandes parterres de 4,2 ms de diámetro cada uno, formando especies de islotes dentro del gran estanque. Para decorar este espacio se utilizó un repertorio escultórico marmóreo de carácter excepcional que se ve incrementado a la par que se realizan los trabajos arqueológicos en el yacimiento. Las principales esculturas en mármol que se han identificado hasta el momento, y que se pueden contemplar en el Museo de la Ciudad son:

  • Representación de Pan.
  • Busto de Nero Germánico.
  • Cabeza de satirillo.
  • Cabeza de divinidad, quizás Venus.
  • Afrodita.
  • Fragmento escultórico de un sátiro.
  • Actor con máscara
  • Clípeo de un personaje barbado (filósofo o dominus).
  • Máscara de Melpómene.
  • Escultura de Eros dormido.
  • Escultura de Eros cabalgando sobre un animal acuático.
  • Hipopótamo.

También es excepcional (el único que se conserva en toda la Península Ibérica) el fragmento de sectile parietal (elaborado con despiece de mármoles locales y de importación) con la representación de un ave acuática, que formaba parte de un zócalo decorativo de una de las estancias. El grupo escultórico, en conjunto, nos acerca al esquema de pensamiento que originó la villa, así como a la evolución ideológica y económica de los diferentes propietarios que la poseyeron desde la segunda mitad del siglo I d.C. hasta principios del siglo V de nuestra Era, con una importante remodelación a finales del III o principios del IV. Denotando un incuestionable gusto por los placeres de la vida, sin duda derivado de su admiración por el helenismo como cultura y como filosofía de vida. Coordenadas geográficas: Latitud:37º 1′ 40.08″ N◦Longitud:4º 33′ 48.67″ W