El parque público “Atalaya de Gandía” de casi cuatro hectáreas de superficie, es una de las principales zonas verdes de Antequera, donde pequeños y mayores pueden disfrutar de él durante el día, ya que por la noche el recinto permanece cerrado.

Además del gran potencial natural que alberga, caracterizándose por albergar entre su vegetación géneros de origen mediterráneo: ejemplares de azufaifos, nogales, pino piñonero, almendros, encinas, granado, romero, tomillos varios, lentisco, retama y laurel; dispone también de un mirador situado en lo más alto del parque desde donde se puede contemplar una gran panorámica de la Peña de los Enamorados, la Sierra de la Camorra y la planicie de la vega antequerana, que se eleva sobre el núcleo urbano. Y todo ello sin moverse del sitio, en tranquilidad y ensimismados con un paisaje único.

A la entrada del parque nos encontramos con un sendero que conducirá al visitante hasta la zona de ocio infantil, en el que se ha construido un pequeño anfiteatro, donde se pueden celebrar distintas actividades, junto a un pequeño estanque.

Se puede disfrutar de una zona para practicar calistenia, contando con 10 aparatos específicos para el desarrollo de ejercicio físico personal, sin duda en un entorno al aire libre privilegiado.