El nacimiento de esta plazuela se produce algunos años después de ser fundado el Real Monasterio de Son Zoilo 1500. Su planta nunca fue regular, sino todo lo contrario; se trata de un enorme trapecio en el que se adentra un ángulo formado por las calles Toril y Duranes. Su comunicación con la calle Calzada fue hasta 1861 mucho más estrecha, ya que en aquella zona y hasta la fecha indicada existieron los conocidos como Miradores de Fiestas, desde los que la Ciudad y la nobleza local contemplaban toda clase de espectáculos, desde una corrida de toros, hasta las ejecuciones públicas.
La construcción del Mercado de Abastos impidió que la plazuela del Coso de San Francisco se convirtiera, en la gran plaza mayor de nuestra ciudad.