Área de Turismo Excmo. Ayto. de Antequera La iglesia de Santiago se erige como simple ermita en el año 1519, y desde 1822 hace las funciones de parroquia. El templo que ha llegado a nosotros debe ser de mediados del siglo XVIII, pudiendo ser obra del alarife Cristóbal García. Muy interesante es su exterior, en el que se fusionan la fachada-espadaña con una especie de capilla-tribuna, que recuerda los modelos de Indias. Hay que señalar también en esta fachada recuerdos mudéjares, como la propia estructura del porche camarín o la bóveda del pórtico bajo, con sus nervios trilobulados. El interior es muy sencillo, de una sola nave cubierta con bóveda de medio cañón y capilla mayor con media naranja algo escarzana. En el retablo mayor se abre el camarín de la Virgen de la Salud, espacio rococó de blancas y rizadas yeserías realizado en el año 1765. La imagen de la Virgen es del siglo XVII y se ubica sobre un templete de madera dorada. El resto de la iglesia se encuentra decorada con pinturas al temple imitando cortinajes y otros motivos. En la actualidad presenta cuatro retablos laterales de poco interés y la capilla bautismal. En la sacristía se guardan piezas de orfebrería de gran valor.

Área de Turismo Excmo. Ayto. de Antequera La iglesia de Santiago se erige como simple ermita en el año 1519, y desde 1822 hace las funciones de parroquia. El templo que ha llegado a nosotros debe ser de mediados del siglo XVIII, pudiendo ser obra del alarife Cristóbal García. Muy interesante es su exterior, en el que se fusionan la fachada-espadaña con una especie de capilla-tribuna, que recuerda los modelos de Indias. Hay que señalar también en esta fachada recuerdos mudéjares, como la propia estructura del porche camarín o la bóveda del pórtico bajo, con sus nervios trilobulados. El interior es muy sencillo, de una sola nave cubierta con bóveda de medio cañón y capilla mayor con media naranja algo escarzana. En el retablo mayor se abre el camarín de la Virgen de la Salud, espacio rococó de blancas y rizadas yeserías realizado en el año 1765. La imagen de la Virgen es del siglo XVII y se ubica sobre un templete de madera dorada. El resto de la iglesia se encuentra decorada con pinturas al temple imitando cortinajes y otros motivos. En la actualidad presenta cuatro retablos laterales de poco interés y la capilla bautismal. En la sacristía se guardan piezas de orfebrería de gran valor.