Área Turismo Excmo. Ayto. de Antequera La primitiva iglesia San Pedro se construyó en el año 1522. Pronto este templo quedó pequeño comenzando nuevo las obras en el año 1574 aunque, dada la escasez medios y lo ambicioso la obra, se prolongó durante bastante tiempo. Nada sabemos su proyectista inicial, aunque en los años 1627 y 1636 las obras fueron dirigidas por el arquitecto la Catedral Málaga, Pedro Díaz Palacios. Este gran templo hay que insertarlo en el grupo iglesias que en Antequera se han calificado, como iglesias columnarias renacentistas. Sin embargo éste en relación con los otros dos, Santa María y San Juan, se cubre con bóveda crucería gótica y no con armaduras mudéjares como los anteriores. El salón columnas San Pedro resulta gran magnitud, pero pobre en decoración. Las naves presentan seis tramos, con bastante menor altura en los dos primeros tramos las laterales. Los apoyos internos son pilares planta quebrada y altísimas columnas fuste liso, respondiendo a un modelo más gótico que renacentista. Las bóvedas crucería gran sencillez, están decoradas con yeserías estilo barroco en la cabecera la nave del Evangelio. El testero la Capilla Mayor esta ocupado por un retablo yeserías policromadas que debieron realizarse en el primer tercio del siglo XVIII. Presenta dos cuerpos y ático, en el que se distribuyen, embutidos en marcos yeso, trece lienzos. El cimborrio o baldaquino que aparece superpuesto manera un tanto arbitraria sobre este retablo, procedía la capilla mayor Santa María y debió trasladarse en torno a finales del siglo XVIII. Bajo él, se hizo un pequeño retablo con columnas corintias sobre las que voltea un entablamento denticulado en forma medio punto. Entre las obras arte que encontramos repartidas por la iglesia destacaremos varias casi todas correspondientes al siglo XVIII. En la nave del Evangelio, a sus pies, encontramos un interesante lienzo la Virgen del Silencio. También en esta nave encontramos la capilla Nuestra Señora del Consuelo, cuyo arco se decora con una enmarcadura arquitectónica yeserías policromadas. La imagen la Virgen del Consuelo es una dolorosa vestir del siglo XVIII. La cabecera la nave está ocupada por un aparatoso retablo la primera mitad del siglo XVIII; en él encontramos varias esculturas interesantes, como son un San Antonio y un San Francisco Javier del siglo XVII. La hornacina central la ocupa una Inmaculada tamaño menor del natural estilo rococó. Junto a la puerta la sacristía, ya en la nave la Epístola, hay un retablito fines del siglo XVIII, con un interesante Niño Jesús Pasionario, tamaño menor del natural. En este mismo testero, encontramos un lienzo escuela sevillana, que representa a Cristo difunto rodeado ángeles jóvenes. El siguiente retablo es el la Virgen los Afligidos, retablo madera dorada y composición muy sencilla. Desde el punto vista arquitectónico, destaca el siguiente espacio, la capilla Animas, que decora su bóveda y embocadura del arco con importantes yeserías. El retablo principal es del siglo XVIII. En la hornacina central, entre las figuritas las Animas en las llamas, se alza la figura del Cristo la Misericordia, crucificado algún discípulo Pedro Mena. Los retablos laterales son del siglo XVIII y están ocupados por la Virgen la Antigua, imagen del siglo XVI y otras esculturas menor valía. Antes llegar a la capilla bautismal encontramos la importante escultura del Cristo las Penas, crucificado del siglo XVII muy elaborada anatomía, que presenta la particularidad tener los brazos casi verticales, según proponían los jansenistas. Ya en la capilla bautismal hay poco que reseñar a no ser un lienzo del Bautismo Cristo cierta calidad y la propia pila bautismal, realizada en piedra caliza roja El Torcal y fechada en el siglo XVI. La sacristía es planta rectangular y se cubre con bóveda medio cañón, dividida en tres tramos por arcos fajones. Son interesantes las pinturas en grisalla que aparecen sobre los medios puntos. Como piezas interesantes este espacio encontramos la mesa central y el aguamanil, realizados en caliza roja El Torcal.