Antiguo convento de San Agustín, construido entre 1550 y 1556, en lo que se refiere a su estructura general, obras dirigidas por Diego de Vergara. La portada ofrece una composición manierista, destacando un volado balcón que le aporta cierto aire civil al edificio. La torre, de estilo manierista se eleva hasta la cornisa del tejado y dos más con chapitel bulboso embutida entre dos contrafuertes, presenta también dos momentos constructivos. Torre que  ha sido restaurada en el año 2012 por el Área de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Antequera. Muy diversas han sido las reparaciones que ha sufrido este templo, se destacan las de 1668 que se cambia la armadura mudéjar de la nave que fue diseñada por Diego de Si loé por la bóveda de medio cañón con lunetos que vemos ahora. La capilla mayor fue remodelada dentro del estilo manierista, a ella se accede mediante un gran arco triunfal de medio punto. Tiene planta rectangular y cubierta con bóveda gótica, espacio cubierto con decoración de yeserías y con lienzos embutidos con la vida de San Agustín. Conformando por tanto una unidad espacial muy equilibrada, con ornamentaciones en estuco, con frutas, escudos, cabezas… En la nave central se sitúan los retablos de Santa Rita, Santa Bárbara y la Capilla del Santo Entierro así como en el lado del evangelio se abren unas capillas que son interesantes en cuanto a sus cubiertas y a los elementos arquitectónicos que les dan acceso. En su interior guardan retablos de diferentes estilos. COFRADÍAS EN EL TEMPLO POLLINICA Inicia los desfiles procesionales de la Semana Santa antequerana, la, una de las Cofradías de creación más reciente de la ciudad, fundada en febrero de 1949. En el año 1950 procesiona por primera vez la imagen de Jesús a su Entrada en Jerusalén, adquirida y cedida por la Agrupación de Cofradías. Realizada en los talleres Olot y representa a Jesús sobre una borriquilla delante de una palmera, acompañado una mujer con su hijo y dos jóvenes que le vitorean y aclaman con palmas y olivo. En 1956 se incorpora María Santísima de la Consolación y Esperanza, de finales del siglo XVII concedida por las Monjas Agustinas. Atribuida a José de Medina, a su vez con rasgos de Montes de Oca, antiguamente denominada Consolación y Correa, y sostenía un niño Jesús. Procesiona bajo palio verde de corte Antequerano bordado en aplicación y estrenado en 2000, anteriormente procesionó bajo palio ochavado. Tras el traslado en 1968 al antiguo convento de san Agustín, en 1961 se completa el ciclo iconográfico de esta cofradía con Jesús en la Orando en el Huerto, siendo sustituida por la actual imagen en 1974. Imagen de Andrés de Carvajal del Siglo XVIII, adaptada por Antonio Checa. Representa a Jesús de Rodillas al pie del olivo, un ángel le ofrece el cáliz de la pasión. En el año 2000, con las bodas de oro y la Coronación Litúrgica de la Virgen se estreno el palio actual y nuevos enseres, con el taller de bordado de la propia Cofradía, enseres que se pueden admirar en las vitrinas que se exponen en el templo. SANTO CRUCIFIJO Extinguida cofradía que llego a procesionar hasta 4 tronos, entre las anécdotas a lo largo de su historia, las disputas que entablaban con la Cofradía de la Soledad (con sede en el Carmen) sobre la posición de llegada al dirigirse a Santa María, lugar donde se hacía estación penitencial siglos atrás. La autoridad eclesiástica tuvo que intervenir, dando el privilegio a la de El Carmen por ser más antigua. En la Capilla del Santo Entierro podemos observar las dos imágenes la Virgen del Mayor Dolor en su Soledad y el Cristo Yacente que se conservan, así como la urna de gran valor. Antiguamente procesionaba un trono con la cruz y sudario, otro con la canina (alegoría de la muerte), el Santo Entierro y la Virgen sin palio acompañada por dos imágenes más. La mayoría de sus enseres procesionales se encuentran en paradero desconocido, conservando sólo la valiosa Urna y la Corona Procesional de la Virgen, que actualmente procesiona la cofradía de la Pollinica.